AMIGAS EN CRISTO

AMIG@S EN CRISTO,  es un grupo de adultos mayores, (no más de diez, ni menos de seis) que se reúnen una vez por semana para debatir un tema elegido por todos.

Tienen en común al AMIGO JESUS, y la certeza de que cumple su palabra: “Donde dos o más estén reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”

 Las normas del grupo son muy sencillas:

 -Cada uno expone lo que piensa del tema a tratar.

-Mientras uno habla todos hacen absoluto silencio

-El monitor (en nuestro caso es una Hermanita) va tomando nota de lo que cada uno expone, la exposición ha de ser breve y concisa.

-Cuando todos han terminado de hablar, el monitor lee lo que cada uno dijo, y comienza el debate, en esto el monitor ha de ser hábil para evitar se salga del tema, y ha de introducir preguntas para ir guiando el debate, estimulando así el fluir de ideas.

-Siempre se llegará a una conclusión de consenso.

-Todas las opiniones son aceptables y exigen de cada uno el mayor respeto se concorde o no con ella.

-Se finaliza eligiendo en mutuo acuerdo el tema a debatir en la próxima reunión.

-Cada grupo de Amigos en Cristo, tendrá su propio nombre, el nuestro es COSTUREANDO IDEAS, por el sencillo motivo de que nos reunimos en la ropería del hogar en donde todas colaboramos, sea cociendo, planchando o doblando ropa.

 Preguntaron a una Hermanita:

-¿Esta iniciativa surgió para catequizar a los ancianos?

-NO, es para compartir mutuamente la fe. La vida con sus alegrias y tristezas es una escuela en donde se palpa la acción del Espiritu Santo, que nos ha fortalecido e iluminado infinidad de veces.

-¿Es para ayudarlos cognitivamente?

-NO, es para enriquecernos con su sabiduría.

-¿Es para tenerlos ocupados, para entretenerlos?

-NO, es para escucharlos atentamente.

 -¿Dónde surgió esta iniciativa?

-En el Hogar, al calor de Santa Teresa Jornet.

-¿Quiere decir algo más?

-Las palabras de San Pablo:

“Estamos rodeados de una nube de testigos. Miremos el desenlace de sus vidas e imitemos su fe”

 

COSTUREANDO IDEAS.

 Miembros del grupo

 Paquita es argentina, tiene 90 años, nació en la Pampa, en un pueblo llamado Chapaleufú. Fue maestra y directora de escuela y tiene el santo orgullo de haber creado una escuela pública, por la cual ya han pasado miles de niños, y como dice ella: “la creé con aire”, es decir sin recursos, pero con la ayuda de San José a quien ella le tiene una gran devoción. De Paquita se pueden decir muchas cosas, pero resumiendo diremos sencillamente que es una mujer de una gran belleza interior, estar con ella es como estar ante un bello paisaje, en el cual uno sencillamente quiere quedarse.

 Regina es española, y ostenta 100 hermosos años, es autovalida y baila muy bien el tango. Nació en Lantaño-Galicia, se casó y vino a la Argentina. No toma ningún medicamento, ni quiso jamás tomarlos. Tiene unos genes a prueba de bomba. Es muy devota del Corazón de Jesús, en la puerta de la ropería hay pegada una estampa grande del Divino Corazón de Jesús, y ella le pide mucho por todas las personas. En una ocasión una persona del hogar le contaba un problema que había tenido y ella después de escucharla se fue a la imagen y en voz alta le contó a Jesús todo y le pidió por esa joven, esta quedó muy conmovida pues escondida la estaba escuchando. 

 Adela, tiene 73 años, es argentina, nació en San Fernando, provincia de Buenos Aires. Trabajadora incansable, ayuda todos los días a tender la ropa y a recogerla, algunas compañeras cuando la ven sin el carrito de la ropa le preguntan cariñosamente, “¿Adela, dónde dejaste el carrito?”, y si ven el carrito solo, le preguntan: “Carrito, dónde dejaste a Adela.” Es el alma Mater de la ropería.

 Viki, la joven del grupo, tiene 66 años, dulce y amable, siempre con una agradable sonrisa, nació en Caballito, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Colabora con la ropería todos los días y como ella dice: “con mucho amor.”Es muy reflexiva, y cuando habla…dice la justa.

 Norma, cariñosamente “la chica de los mandados”, una obra de caridad muy grande hacia las ancianas que por dificultad física no pueden salir a comprar sus cositas, ella siempre dispuesta presta ese servicio con generosidad y agrado. Nació en Villa del Parque, Ciudad Autónoma de Buenos Aires,  tiene 72 años y dice con mucha convicción y no menos valentía: “He pasado en mi vida las mil y una, y siempre pelié para salir adelante y con la ayuda de Dios, lo logré”.

 Elida, 80 juveniles años, es laica consagrada, con su buen humor y agudo ingenio alegra la ropería en donde colabora diariamente con el doblado de la ropa. Nació en Junín, Buenos Aires, Argentina.

 Elvira, es argentina, nació en Wirebrain, Provincia de Santa Fe, hace 83 años, que los lleva con su porte elegante y distinguido, un hablar bajo y sereno. Esas personas silenciosas, que si se les pide ayuda nunca se niegan. Siempre que puede ayuda en la ropería.

 Aída, tiene 87 años, nació en Palermo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. De carácter alegre, sensible, con voz de soprano, amante de la buena música y todo lo que sea arte. Muy cariñosa y servicial. Colabora en la ropería y en cuanto puede ayuda a las ancianas que tienen dificultad para caminar.

  Teresa, tiene 73 años, nació en Italia, en Albidona, Cosenza. Vino a Argentina cuando tenía 11 años. Un ejemplo de mamá heroica, sufrida y trabajadora. Transmite paz y serenidad, ayuda en la ropería a doblar ropa porque dice que no puede estar sin ayudar en algo.

Lidia, tiene 84 años, nació en el barrio de Belgrano, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Vino al hogar luego de quedar viuda y sin hijos, llegó hace 11 años, hasta hace un año colaboraba con la atención de la portería, siempre muy delicada y amable con todos. De apasible sonrrisa y delicado buen humor. Cuenta que con su marido todos los fines de semana iban a bailar tango y milongas. También asistían a operas en el Teatro Colón de Buenos Aires. Le comentamos del grupo y  decidió participar quedando muy entusiasmada.

7 pensamientos en “AMIGAS EN CRISTO

  1. zulema dice:

    Adoro a estas seńoras

  2. Graciela Alonso dice:

    Hermoso trabajo Hnas, seguro que Dios las Bendice para que las abuelitasse regocijen en la Fe y disfruten pensando juntas en el amor al prójimo

  3. Juan dice:

    Me parece muy bueno ese tipo de encuentro, porque es útil para comunicarse y sentirse parte de la familia del Hogar.
    Repecto al tema de querer al otro, me surge una pregunta:
    Cómo hacer para querer a quien me desconoce y que además con sus actos me hace daño a mí y a otros?.

    Evelia Taró, hermana de Élida.

    • Dijo Jesús:”Si aman a los que los aman qué mérito tienen, lo mismo hacen los que no creen.”
      “Amen a vuestros enemigos y hagan el bien a quien les hace el mal, así serán ustedes hijos de vuestro Padre Celestial, que hace caer la lluvia sobre justos e injustos, y hace saler el sol sobre buenos y malos.

    • Anónimo dice:

      La denuncia del error al otro, es un acto de amor en si mismo, si la intención es que encuentre la verdad en la justicia. El perdón es el elemento que busca el equilibrio y la armonía rota por el mal. El modo y la forma habrá de ser desde la humildad y la convicción de mi imperfección, nunca desde la arrogancia y la soberbia. Será desde el amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s