EL RENCOR

COSTUREANDO IDEAS

Invitada especial, la señora María Angélica, ella es psicóloga y pertenece al movimiento de oración, Convivencias con Dios,

Retomamos el tema, ¿QUÉ ES QUERER MAL?

 Elida, comenzó reafirmando que sí se puede querer mal. Dando el ejemplo del amor posesivo.

Aida: no me gusta eso de amor posesivo.

Norma: el egoísta quiere mal.

Elida: querer es vida, y si es vida es libre y sin medida. La persona tiene que querer o muere.

Se entró en el tema del perdón, hablando que el rencoroso está de alguna manera muerto por dentro.

 Norma: amor es pedir perdón siempre.

Maria Angélica: ¿es lo mismo amar y querer?

Viki: según la gente, amar y querer son sinónimos.

Teresa: amar es darse totalmente.

 Volvimos a la pregunta inicial, ¿se puede querer mal?

 Teresa: no, querer mal es como una maldad.

Lidia: querer mal es maldad.

Varias opinaron lo mismo.

Norma: el amor tiene muchos adjetivos, puede ser posesivo.

Paquita, que por estar algo resfriada hoy habló poco, salió sin embargo con una de sus clásicas intervenciones, diciendo con su habitual simpatía: “Ustedes si que se complican la vida. Yo creo que cuando se quiere se quiere y listo.”

Regina con sus 100 años, recalco la diferencia:”se puede apreciar y no querer”

 ¿Dios es amor?

Todas dieron un contundente: SI!!

¿Él es egoísta?

Todas: NO!!

Entonces el amor no puede ser egoísta. Si soy posesiva en realidad no estoy amando al otro, me proyecto en el otro, y así a quien amo es a misma a costa del otro. Eso no es amor, ni aunque sea de una madre.

Elida: si una mamá obra así no es consciente de lo que está haciendo.

María Angélica: hay personas que no pueden amar porque no han sido amadas. El ser humano desde muy pequeño sabe cuando es realmente amado.

Elida: entonces es que se expresa mal el amor al otro.

Teresa, que no entiende pueda haber un amor egoísta en una mamá dijo:”yo a mis hijos les dí lo mejor que pude, me dí yo misma.”

 Se entrecruzaron los comentarios, diciendo que algunas veces sucede que la persona ama mal porque no entiende lo que el otro quiere o necesita.

 María Angélica:   a veces no se expresa bien el cariño porque no se interpreta la necesidad del otro.

 Alguien comento que su mamá nunca les manifestó cariño, y cuando fueron mayores supieron que ella había tomado esa decisión de ser fría en el afecto para que cuando ella muriera no sufrieran tanto. Y agregó que su madre los amaba pero se equivocó, porque al amor hay que expresarlo para que el otro lo sepa. Eso es amar.

María Angélica: ella expresó  equivocadamente su amor.

 Al fin llegamos a un consenso, esta frase se tomó como resultado a la cual todas dieron su aprobación. Decir que se quiere mal, no es correcto, lo que se debe decir es que SE EXPRESA EQUIVOCADAMENTE EL AMOR.

 María Angélica agregó: también el otro puede interpretar mal la actitud de uno.

 ¿Qué es lo que soluciona los conflictos, derivados de las malas interpretaciones y demás?

 A una voz dijeron: EL DIALOGO.

 Elida puntualizó agudamente: el asunto es que se pueda dialogar.

Lidia: a veces el otro no quiere dialogar.

 

¿Qué se hace cuando el otro no quiere dialogar?

 Viki: pedir a Dios por él.

Lidia: con chispa dijo: “anda y que Dios te ayude”

Todas rieron…

Paquita: se perdona.

En general dijeron que perdonar, rezar por esa persona y dejarlo.

 ¿ES FÁCIL PERDONAR? 

Paquita: es difícil, depende de la ofensa.

Elvira: yo siempre rezo por una persona que me hizo mucho

daño. No le tengo rencor.

Aida: nunca tuve que perdonar, soy indiferente, si no va, tomo distancia.

Elida y Teresa: si es fácil perdonar.

Paquita: uno perdona pero siempre queda una pelusita.

Viki: para mí es fácil perdonar, partiendo de cómo es el otro, se lo comprende y se lo perdona.

Norma: no puedo perdonar, que lo perdone Dios, esa persona no existe para mí, no le deseo ningún mal, por el contrario que Dios lo ayude en todo, pero para mí ya no existe, me es totalmente indiferente.

Adela: se puede perdonar porque somos hijos de Dios.

María Angélica: depende siempre de la herida y de quien la produce. Si la herida es grande el proceso es lento. Lo primero es tomar la decisión de perdonar a esa persona, ayudarse en la confesión sacramental, pedir mucho al Señor y a la Virgen María su ayuda.

Viki: si no se puede perdonar se puede rezar por ella.

María Angélica: pedir a Dios que esa persona sea más buena. Yo le pido al Sagrado Corazón de Jesús que pueda perdonar, que él me dé su amor para perdonar y amar a quien me hizo daño. Con el amor de Jesús, sí que he podido perdonar.

 En una ocasión una mujer le dijo a Juan Pablo II, perdono pero no olvido, y él le respondió: “Diga mejor que aunque no olvida perdona”

 Elida: hay que sacar los resentimientos.

María Angélica: esos se sacan en la confesión sacramental.

 ¿HAY DOS CLASES DE RENCORES?

 Todas quedaron en silencio.

 Hay un rencor bueno y uno malo

Esto desató la polémica.

 El bueno es el que te lleva a rezar por esa persona, con lo cual le haces bien a ella y te haces bien a vos misma. En este caso se comprueba aquello de que Dios escribe derecho en renglones torcidos.

Y hay un rencor malo, diría demoníaco, que enferma físicamente a la persona,  es ese por el cual le deseamos, a quien nos hizo daño, todo los males posibles, y si podemos nos vengamos de esa persona.

 Elida puntualizó esto con su experiencia personal, digna de imitar:

 “Había una anciana en este hogar que sin saber yo por qué cuando pasaba al lado suyo me insultaba, así  todos los días, yo me estaba poniendo de malas y pensé pagarle con la misma moneda, cuando de repente me acordé del Evangelio cuando el Señor dice que devolvamos con una bendición. Para más, al día siguiente en la Misa el Evangelio era precisamente ese. Entonces ese día cuando ella me insultó yo le dije, pero de corazón y con cariño: “Dios te bendiga y te dé su paz”. Así hice todos los días cuando ella me insultaba, hasta que un día no me dijo más nada y cuando de casualidad nos encontramos en el ascensor me pidió disculpas y me dijo que le dijeron que yo había hablado mal de ella, preguntó bien y se enteró que no era yo. Se había equivocado”

 ASÍ SE CONSTRUYE LA PAZ

 

Para la próxima reunión se eligió como tema: LA ALEGRIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s