Internet y Vida Consagrada

VIDA CONSAGRADA EN INTERNET

 Fuente la obra de Fernando Prado Ayuso: “La Era Digital. Una oportunidad para la Vida Consagrada”, (nº 4 de la colección “Vita Consagrata”, Publicaciones Claretianas, 2010).

Texto basado en una breve recensión de la misma como presentación de nuestro servicio y al mismo tiempo una invitación a la reflexión sobre esta nueva “misión Ad gentes” para toda la Iglesia que es Internet.)

NUEVA MISION

La expansión de Internet en la juventud y la progresiva toma de conciencia de la Iglesia ante esta nueva y emergente sociedad de la información hacen de la “era digital” uno de los campos abiertos para la misión evangelizadora.

Se hace necesario conocer esta nueva cultura y los medios que le son propios para anunciar hoy el Evangelio del amor. Conocer sus posibilidades y limites harán que nuestra presencia, uso y misión sea cualificada significativa y evangélicamente audaces.

 Juan Pablo II llamó “nuevo foro” a Internet.

 Benedicto XVI lo denomina “continente digital” e invita a toda la Iglesia en misión hacia ese nuevo mundo para conquistarlo para la causa del Evangelio: “Ningún camino puede ni debe estar cerrado a quien, en nombre de Cristo resucitado, se compromete a hacerse cada vez más prójimo del ser humano”.

La red es “un potencial que bien utilizado es un don” (Benedicto XVI).

Los consagrados no pueden ser meros usuarios de estos medios, sino que están llamados a desenvolverse con sabiduría en este mundo digital y poner alma al continuo flujo comunicativo en la red.

 Es importante tener claro cuál es el fin que guía a la persona consagrada para no ser capturada por la fascinación de los medios y perder el camino.

 Se pide a los consagrados que amen este nuevo mundo, al que pertenecen ya las nuevas generaciones que llegan a la vida consagrada. No nos empeñemos en ver lo negativo únicamente y abrámonos a todos los que en él buscan la amistad, lo verdadero, y el bien.

 El Papa señala que Internet es el nuevo “patio de los gentiles” del Templo de Jerusalén abierto ante aquellos para los que Dios quizá todavía sea aún desconocido, pero que cultivan el deseo de absoluto y de verdades imperecederas.

FORMARSE Y FORMAR

 En 2002 el Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales reconocía la necesidad de que las personas consagradas aprendieran a manejarse en Internet de cara a su trabajo, a su actualización teológica y pastoral. Para lograr este objetivo necesitamos formación.

 En su formación permanente crearán proyectos que ayuden a convertirlos en usuarios críticos, libres y responsables.

EL USO CORRECTO DE INTERNET SIEMPRE DEPENDERÁ DE LA RECTA CONSCIENCIA DEL CONSAGRADO, DE QUE SUS MOTIVACIONES CORRESPONDAN AL DESEO ARDIENTE DE LA MAYOR GLORIA DE DIOS, DEL BIEN DE LAS ALMAS Y DEL CRECIMIENTO DE SU PROPIA ESPIRITUALIDAD.

 

 

 

 

 

 

¿Qué nos puede decir al respecto Saturnino Lopez Novoa?

El Siervo de Dios vivió entre los años 1830 a 1905, décadas marcadas en España, Europa y América por inestabilidad política, crisis económoca, revoluciones sociales, anti-clericalismo y desprecio abierto a la Iglesia, tuvo el corage y la visión de futuro propias de un hombre sabio y santo que lo llevó a utilizar todos los medios a su alcance para ayudar a los necesitados en el cuerpo creando obras de accíón social; necesitados en el alma creando cofradías, favoreciendo el aumento del clero sosteniendo a seminaristas de escasos recursos.

Pero consciente de que hay que luchar contra quienes con sus ideas crean confusión y descrédito de la fe en el pueblo, utilizó su sabia cultura y sus firmes convicciones cristianas para esclarecer, orientar en la verdad y enseñar, para ello se valió en todas sus formas del único medio de comunicación masiva de su época: La Imprenta.

Libros, folletos, panfletos, notas en los periódicos, todo cuanto pudo y a su costa para propagar la verdadera fe.

Claramente lo expresa él mismo en los siguientes fragmento de sus escritos:

“Cuando hoy se permite la publicaciòn de periódicos que insultan a la Iglesia y su enseñanza, mucho mejor debe ser permitido a un católico exponer la doctrina cristiana a los católicos que sostienen, aún cuando sea de buena fe en muchos, ciertas opiniones peligrosas.

Creo es de importancia ilustrar al público, y sobre todo al público corriente, sobre materias, que con tanta frecuencia llama la atención el Santo Padre; y además se ejercita la virtud de la caridad, advirtiendo al menos a nuestros hermanos en la fe del peligro y señalándoles el medio y camino de librarse de el” (Cartas 120 y 121) 

Tambien el Padre Saturnino procuraba por todos los medios dar a conocer el Instituto de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, no sólo para favorecer así la entrada de vocaciones, sino también para mostrar a todos los hombres la labor social que la Iglesia ejerce por amor a Cristo en bien de la humanidad.

“Den a conocer el servicio caritativo a los pobres que hace la Iglesia, ya sea por medio de personas de influencia, ya haciendo que algún Sacerdote escriba algún artículo y lo publique en los periódicos católicos. Este es el mejor servicio que hoy se puede hacer en favor de la causa católica”.(Carta 461)

“Den a conocer la misión caritativa con los más desamparados, porque nada puede ser querido sin ser conocido. Yo tengo grande confianza en que Dios nuestro Señor ha de proteger y conceder sus auxilios para que puedan ganarle muchas almas, ya que tanta ignorancia y abandono hay en materia de religión”(Carta 389)

“Den a conocer la misión caritativa con los más desamparados, porque nada puede ser querido sin ser conocido” (Carta 389)

El Padre Saturnino amó a Cristo y lo socorrió en el hermnao que sufre; amó la sabiduría y la repartió sin envidia a todo el que la quería; amó la verdad y la entregó a manos llenas.

Porque vivió inteligente y plenamente el presente pudo vislumbrar sabiamente el futuro.

Porque su corazón era Sacerdotal creó remedios para el hoy, sabiendo que eran soluciones para el mañana.

Porque era fiel a la Iglesia la sirvió con una vida íntegra, sin cobardías ni medias tintas.

 “Demostrad un celo discreto sin cobardía… un celo activo e infatigable que a todo se arroja, que acude a todas partes…,sin que le asuste las inseparables fatigas de una misión que atraviesa por medio de escollos; que vence todos los obstáculos y que por salvar un alma expone su vida; un celo universal que se extiende a todas las personas y que a todo atiende y lo remedia” (Sermón 157)

 Gracias Padre Fundador por su fidelidad a la gracia de Dios.

Su ejemplo nos llene de valor para vivir en  fidelidad nuestra entrega en estos tiempos tan difíciles para la Iglesia y la humanidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s