PADRE FUNDADOR

El siervo de Dios Saturnino López Novoa (Sigüenza, 1930 – Huesca, 1905), es un cristiano católico, y además sacerdote, que desarrolló sus 74 años de vida en un ambiente y vivencias personales saturadas de fe y de amor de Dios.Desde su más infantil despertar religioso hasta su culminación existencial humana, la vida y la obra del siervo de Dios contienen un mensaje santificador de conducta cristiana estimulante y convincente.  Lo recibió ya de su propia familia; lo alimentó conviviendo con quienes todo lo realizaban desde la fe católica; entendió que la vida sólo tiene sentido centrada en Dios, entregándola por amor a los demás, y en concreto imitando a Jesucristo.

Y así, desde su adolescencia en el seminario, en la actividad sacerdotal después, y en su misión de Fundador de uno de los carismas más necesarios y atrayentes hoy en la Iglesia, él fue un seguidor incondicional de Cristo: impregnó su existencia del estilo evangelizador y caritativo de Jesús. Y, de modo singular, gastó su vida en servir a la Iglesia como Sacerdote, y en hacer que todo su amor a Dios se expresase en socorrer a los más necesitados; particularmente -como él decía- en “llevar al cielo” o “ganar para el cielo” a tantos ancianos desamparados como le fuese posible, carisma que tuvo claro que el Espíritu Santo le inspiró y le impulsó a realizar constantemente, depositándolo en la Congregación de las Hermanitas de Ancianos Desamparados.

Los rasgos característicos de su personalidad vienen definidos por su firmeza de carácter, abierto a la fe y al amor, así como su fidelidad exquisita a la ejecución de la misión que Dios le había encomendado. Consciente de su condición cristiana y su vocación de sacerdote, que acoge como un claro don de Dios, ostenta una humildad servicial en medio de una intensa vida de piedad.

 ESCRIIBEN DEL SIIERVO DE DIOS

 Es un hombre de Dios: vive desde la fe todas sus situaciones humanas, todas las realidades temporales. De la mañana a la noche, toda su jornada está ordenada en función de la fidelidad a unos criterios de aprovechamiento del tiempo, rendimiento de talentos, cultivo de sus dones de gracia, y en una generosa entrega a sus tareas de servicio y caridad, con clara conciencia de apostolado evangelizador. Es hombre de Iglesia: Sacerdote desde los 24 años, Párroco, Profesor de Seminario, Secretario de Cámara del Obispo, Chantre de la Catedral, Predicador destacado y, particularmente Orientador de muchos cristianos, Confesor y Director Espiritual de Seminaristas, de Sacerdotes y, sobre todo, de Religiosas, entiende que debe gastar su vida y proyectar sus abundantes conocimientos bíblicos, teológicos y morales, en pro de los demás. Su vida ordenada, de una ascética exigente consigo mismo y de una bondad generosa con el prójimo, transcurre aportando retazos de su saber y de su persona en continuas obras de caridad. Una personalidad que se desarrolla y madura encarnada en la realidad problemática de su tiempo. Experimentó las difíciles exigencias de ser católico en aquella sociedad; y se implicó con autenticidad cristiana en sus urgentes necesidades. Amante de su tierra y de su patria, en sus predicaciones siempre aludía a situaciones concretas que laceraban su corazón.

Trataba de superar con elegancia cristiana y con su verbo ardiente cuanto degradaba la existencia cristiana en su entorno social: zahería los vicios, exaltaba las actitudes heroicas de quienes los superaban, estimulaba a testimoniar la verdad cristiana a pesar de la adversidad, y orientaba a todos sobre la manera de ser coherentes con la fe católica en su propio ambiente.

Sus predicaciones abundan en demostraciones apologéticas de los principios evangélicos y de los criterios morales que rigen en la Iglesia; vierte soluciones de orientación humana para sus detractores, y de estímulo y convicción cristiana para todos los católicos, animando a sus oyentes a luchar contra cuanto deteriora la vida y a proceder en sintonía con la fe.

(Tomado de la introducción a “Antología de textos de orientación cristiana, recopilación, títulos, aclaraciones y notas de Jesús Domínguez Sanabria”.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s